TALLER DE CREACIÓN LITERARIA DE EL LLANO

Sesión del 7 de abril de 2022

La realidad es un producto de la ficción

J. J. Millás

Escribir los días es darle al tiempo un escudo para resistir sus propios avatares. Los días que no se convierten en palabras, en historias o en canciones, frágiles y efímeros, mueren cada atardecer, como los pétalos que buscan reafirmar su querer o confirmar su desamor, dejando a su paso un rastro de flores mutiladas y marchitas que baila a merced de los devaneos del viento y del destino.

Como muchos otros autores, Virginia Woolf intentó comprender la magnitud de la vida y apresarla dentro de un diario personal. Escribió sobre sus obsesiones, sus amigos o sus impresiones_ como cuando un aeroplano brillaba en medio del campo y parecía una prodigiosa libélula_ o sobre sus incertidumbres y certezas. Escribió cada día, cada instante, cada emoción. Con cada trazo, dibujó el mapa de sus pensamientos, el esbozo de su vida.

Escribir los días de un personaje alter ego del autor a medio camino entre lo absurdo y lo insólito del juego lingüístico y situacional, debatiéndose entre la magnitud y el drama de la tragedia o la frivolidad y el guiño cómplice al lector, nos convertirá en testigos de ese espectáculo tan grotesco como revelador y divertido que es contemplar la vida a ratos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s