CLA DE LA CAMOCHA "CON AROMA A CAFÉ"

Los ojos del bosque, de Julien Gracq

“Nada en aquella guerra se parecía a las demás; se trataba de un especie de degeneración blanda, un crepúsculo moribundo e indefinidamente prolongado de la paz.”

En esta nueva sesión lectora nos atrevimos con Los ojos del bosque, una novela escrita por el autor francés Julien Gracq. El eje central de la misma es la Segunda Guerra mundial, tema con el que se entrelazan la búsqueda interior del protagonista y el amor, los cuales predominarán a lo largo de toda la trama. Al comenzar la guerra, un joven oficial francés llamado Grange es enviado a un búnker situado en un bosque en el frente de las Ardenas a la espera del avance de las tropas alemanas. Durante los meses de invierno que pasa allí, el falso clima de paz que se crea durante su espera provoca que perciba una profunda sensación de irrealidad aunque se insinúe cierta amenaza y terror, lo cual propiciará que inicie un viaje de búsqueda interior simbolizado por el búnker, durante el cual vivirá en una especie de isla en la que llevará una vida reconciliada y dichosa en la que conocerá el amor, el cual le incita más aún a cortar los lazos con su vida anterior, a regresar a una vida más primitiva y natural. Todo esto se romperá cuando la guerra vuelva a golpearle y tenga que regresar a la realidad.

Julien Gracq siempre pensó que el escritor no debía eclipsar a la obra y se mantuvo consecuente con esta idea. Las entrevistas que concedió fueron muy escasas y no se prodigó por los medios, convirtiéndose en uno de los autores más discretos de su generación. Si a eso le añadimos que Los ojos del bosque fue una obra que permaneció ausente de las estanterías durante varias décadas, nos encontramos con un libro que no ha sido muy analizado de manos de un autor que prefirió pasar desapercibido.  

Pese a ello, se sabe que no solo se dedicó a la escritura, también fue profesor de geografía e historia en diferentes localidades francesas. Debido a su discreción rechazó el premio Goncourt que recibió por su obra maestra El mar de las Sirtes en 1951 así como su nombramiento en la academia francesa al calificar esto como “un abuso de poder”. Falleció en 2007 dejando un considerable legado de novelas, obras de teatro y artículos y siendo considerado uno de los mejores autores de la literatura francesa contemporánea. 

Nuestra reunión de febrero, como ya viene siendo habitual, fue virtual y con Rafa como moderador, quien inició el debate comentando que Julian Gracq es un autor de culto recomendado por escritores como Ricardo Menéndez Salmón, y su novela Los ojos del bosque una obra diferente, muy poética, en la que llama poderosamente la atención la ausencia de acción. Y es que todas estuvimos de acuerdo en que en ella todo lo que sucede ocurre “dentro” del protagonista y se cuenta sin apenas diálogos, de corrido, sin interrupciones, y con una plasticidad que invita a pintar lo leído, donde el paisaje se revela como elemento fundamental, y con un lenguaje muy rico, preciso y muy poético, plagado de metáforas, que en ocasiones abruma y casi obliga a leer diccionario en mano.

La “no acción” de la obra transcurre en los inicios de la II Guerra Mundial, en un período de calma tensa en la que los personajes esperan el momento de entrar en acción frente un enemigo ausente. Un tiempo en el que el protagonista casi únicamente se dedica a observa desde su “balcón en el bosque“, como se recoge en el título original de la obra, mucho más acertado, aunque quizás menos comercial, que la traducción al español “Los ojos del bosque“.

La narración se asemeja a un diario de guerra, mejor de “no guerra”, de esa “guerra boba” que nunca ocurrió, donde “todo es tan lento como el caminar de los bueyes en la nieve“, como en otra ocasión escribió Julio Llamazares. Un “no tiempo” de irrealidad, un lapso entre paréntesis donde Grange encuentra el amor en brazos de Mona, una joven cándida, inocente y sin maldad, que lo da todo sin pedir nada a cambio, con la que vive una historia de amor romántica, muy poética e idealizada que nos recuerda a Corín Tellado, y que quizás solo hubiera sido posible en ese paréntesis de irrealidad en el que viven sus protagonistas, en ese período de confinamiento que tanto se parece al que actualmente estamos viviendo, y que nos hace preguntarnos si existió en realidad o todo es fruto de la mente del protagonista, pues solo conocemos lo que ocurre a través de su mirada.

Y el final no podría haber sido de otro modo. Grange, gravemente herido, se niega a irse, a abandonar el refugio donde vive tranquilo, feliz, alejado, quizás alienado… No quiere continuar y se queda solo para morir en paz en unión con la naturaleza. Un final muy de acuerdo con todo el libro, también muy romántico, poético y ensoñador.

La lectura de esta novela, sin embargo, no gustó a todas las integrantes del club de lectura por igual. La ausencia de acción y diálogos no consiguió enganchar a algunas de nosotras, que no encontramos la motivación necesaria para seguir pasando páginas, sin embargo para otras supuso una experiencia enriquecedora y muy gratificante que por su belleza nos recordó a otras novelas admirables como Adios a las armas de Hemingway o La lluvia amarilla de Llamazares, y que nos dejó con ganas de leer más obras de este gran autor.

CLA DE LA CAMOCHA "CON AROMA A CAFÉ"

Una novela palestina para inaugurar el año

Comenzamos 2021 leyendo El azul entre el cielo y el agua de la escritora Susan Abulhawa, una obra que aborda el conflicto palestino-israelí a través de la historia familiar de Nazmiyeh, una mujer que lucha por mantener unida a su familia en los apenas 360 km2 que conforman la Franja de Gaza, desde los primeros enfrentamientos que provocan el éxodo de la población árabe a ese territorio a mediados del siglo XX, hasta la actualidad.

La novela gustó mucho, especialmente por la delicadeza y humanidad con la que se cuenta la historia. Un relato con un trasfondo político muy potente, lleno de detalles autobiográficos que la autora equilibra, dosifica y barniza, huyendo de la objetividad y pasando de puntillas sobre el conflicto (quizás por haberlo vivido en primera persona), porque, creemos, no pretende hacer un tratado histórico, ni dar lecciones de geopolítica, sino centrarse en la ficción familiar de unos personajes que viven y mueren en Gaza, que sufren, que ríen, que sueñan, que esperan, que aman… Lo que para alguna de nosotras esto haya “restado garra” a la novela y la deje “un poco coja”.

Y es que, a pesar de la tragedia, Susan Abulhawa escribe una novela de amor y humor, una historia dulce, que rezuma espiritualidad, sobre la vida cotidiana de unas personas asentadas en el primer territorio del mundo convertido en campo de refugiados, en el que desgraciadamente la historia vuelve a repetirse, con otros protagonistas, con otras víctimas y verdugos, y donde vuelven a cometerse las mismas barbaridades. Un territorio en el que la red de túneles excavados en la frontera son vías clandestinas de comunicación y suministro, pero también causa de enfermedad y muerte; y en el que se producen vergonzantes ignominias como convertir el cálculo exacto de calorías del abastecimiento permitido a la población refugiada en cruel arma de tortura.

La novela está bien estructurada, con capítulos muy breves que hacen muy fácil y ágil su lectura, lo que posiblemente también sea mérito de la traductora de la obra.

Es una historia de mujeres -que no para mujeres- con personajes femeninos fuertes y empoderados, como la enérgica y deslenguada Nazmiyeh, que lucha por sus hijos y por mantener unida su familia, o Nur, tan semejante a Mariam, junto a la que ha heredado la disparidad del color de sus ojos, y cuyo mayor deseo es reencontrarse con su familia perdida y volver a su hogar.

Destaca la relación que las mujeres mantienen entre sí. Caracteres fuertes que ríen y lloran juntas, que luchan juntas, y se apoyan las unas a las otras en una suerte de camaradería inquebrantable, en la que también se producen muchos y buenos momentos de intimidad, y en ocasiones divertidas conversaciones subidas de tono, que tanto nos han recordado a las que tradicionalmente se producían en los lavaderos de nuestros pueblos y aldeas.

Los personajes masculinos están más desdibujados, aunque algunos de ellos son verdaderamente entrañables, como el abuelo de Nur, que ama a su nieta hasta el punto de arruinarse por conseguir su tutela, y con la que inicia la “lista de buenas palabras” para conjurar el miedo y la soledad, todo un guiño a la bondad y al saber ver el lado positivo de las cosas; o el tío Santiago, adicto a la heroína, que no es capaz de protegerla del desafecto de su madre y la maldad de su padrastro; o Jaled, el nieto de Nazmiyeh, que una enfermedad lo tiene atrapado entre la vida y la muerte, y que es la voz de la conciencia en esta historia.

Por otra parte, sorprende que la autora no haya desarrollado más los personajes del padre y la madre de Nur, de los que poco conocemos, aunque quizás los detalles no importen demasiado.

La obra rezuma espiritualidad oriental, expresada desde el principio de la novela en ese poema que se repite como un mantra, y simboliza la importancia el aquí y el ahora en la vida de los personajes.

Ese “azul entre el cielo y el agua” es el punto de contacto entre los vivos y los muertos, un limbo atemporal donde se encuentra Jaled, donde mora el recuerdo, un lugar sin sentimientos, semejante al estado catatónico en el que adolece el pueblo palestino.

La novela nos recordó a otras que ya leímos como Mil soles espléndidos o Cometas en el cielo de Khaled Hosseini, El dios de las pequeñas cosas de Arundhati Roy, o incluso La casa de los espíritus de Isabel Allende, por la magia que está presente en muchos momentos de la obra, como en el don que permite a las niñas de la familia ver el aura de las personas, o el poder de Nazmiyeh para convocar al yenn Surimán; aunque la dureza del conflicto en el que viven los personajes aleje esta novela del realismo mágico hispanoamericano y se perciba más como expresión de la espiritualidad oriental.

El azul entre el cielo y el agua es una novela de exilio y desarraigo, de esperanza y resilencia, que habla de la necesidad que tienen las personas de aferrarse a sus raíces y del ansia de encontrar la propia identidad. Y su final no es el final. Las mujeres fijan su mirada en el limbo azul y permanecen, como lo hace el conflicto, que no concluye, que no avanza… Y la vida sigue sin cambios, habitando el territorio de la nada. ¿Habría sido posible otro final? Creemos que cualquier otro no habría estado acorde con la realidad.

Guía de lectura de El azul entre el cielo y el agua

CLA DE LA CAMOCHA "CON AROMA A CAFÉ"

Con Daniel de Hoja de Lata y su “Illska, la maldad”

El pasado 17 de diciembre fue nuestra última sesión del año en la que comentamos Illska, la maldad de Eiríkur Örn Norðdalh. En el encuentro virtual tuvimos la suerte de contar con Diego, de Hoja de Lata, que enriqueció el debate con su punto de vista como editor de la obra.

Traducida del islandés por Enrique Bernárdez, nos enfrentamos -y nunca mejor dicho- a la lectura y debate de una obra compleja cuyos temas centrales son la alteridad y la xenofobia. Iska, la maldad es una novela para entender al otro, para comprender la Europa contemporánea y también la América de Trump, ya que nos habla de como ascendió la extrema derecha en el siglo XX, cómo ocurrió y cómo puede volver a ocurrir, pero sin caer en análisis simplistas, ni en estereotipos fáciles.

La novela gira en torno a la historia de amor protagonizada por dos jóvenes: Agnes y Ómar, que se encuentran una gélida madrugada en el centro de Reikiavik. Ella, obsesionada y estudiando el Holocausto, él, un filólogo que malvive con trabajos precarios. Agnes, también, tiene una aventura con Arnór, un neonazi con unas ideas que la deslumbran y horrorizan a partes iguales. Y es que sus abuelos murieron en 1941 a manos de los nazis en una masacre brutal que redujo a la mitad a los habitantes de la ciudad lituana de Jurbarkas. “Por ello, y por muchas otras razones, Agnes se avergüenza de sentirse atraída por Arnór…”

Sin embargo, nada de esto es lo más importante de esta novela. Illska, La maldad es una extraña y curiosa amalgama de historias que tratan de hacernos reflexionar, presentando muchas más preguntas que respuestas. A lo largo del texto se dan algunas situaciones que nos hacen preguntarnos cuáles son las líneas que delimitan el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto.

Se trata de una obra desconcertante que a veces se lee como un ensayo de lectura ardua que exige disciplina lectora pero con la que se aprende mucho de esa época de nuestra historia reciente. Esto es lo que, por otra parte, la convierte en una novela no apta para todos los públicos, tanto por su temática como por su forma, por su estilo esquemático y gamberro que huye del esquema habitual de desarrollo, nudo y desenlace, en la que se intercalan mil interacciones que por momentos pueden llegar a confundirnos. La estructura va cambiando de manera muy rápida hasta llegar a un estresante final, que a alguna de nosotras llegó a quitar el sueño. Ya la contraportada, todo un acierto por parte de la editorial, es un “aviso a navegantes” que avanza esa lectura incómoda, dura y poco convencional. La obra molesta pero engancha porque es reflejo de los tiempos actuales que estamos viviendo, en los que inocentemente damos por sentadas demasiadas cuestiones, como la democracia, que no lo son tanto. En ella se percibe una clara sensación de frustración, con unos protagonistas que se sienten perdidos, que viven en un estado de continuo de conformidad y pasotismo ante situaciones realmente inquietantes.

Es una novela de relaciones personales, con mucha testosterona y erotismo, y con protagonistas que representan formas de ser actuales, arquetipos fácilmente reconocibles en nuestra sociedad que vagan por la vida sin encontrar el rumbo, con un gran vacío emocional que les lleva a la deriva “cuesta abajo y sin freno”, unos personajes con los que el lector/a no llega a identificarse. Pero, no es una novela de amor, de hecho, no se percibe amor en ninguna de las relaciones que en ella se establecen. Solo hay frialdad y desapego, y dependencias perniciosas y tóxicas en las que la pasión irracional sustituye al amor. Y tampoco es una novela histórica. Es una obra que habla no tanto del auge de la ultraderecha como de la barbarie en sí, de vecinos que matan a vecinos, de la maldad. Una novela psicológica dividida en capítulos centrados en cada uno de sus personajes que provoca la reflexión y el cuestionamiento de todo lo que está ocurriendo actualmente en nuestra sociedad. Una “bofetada de realidad” que nos hace pararnos y plantearnos preguntas, que pone en cuestión a los seres humanos y las ideologías imperantes, y que nos hace pensar contra qué tenemos realmente que luchar.

CLA DE LA CAMOCHA "CON AROMA A CAFÉ"

El lector de Julio Verne, en virtual

Episodios de una guerra interminable, de Almudena Grandes

La segunda reunión de nuestro club de lectura después de la tregua del verano en este año tan extraño tuvo que ser nuevamente virtual. Desgraciadamente ya nos estamos acostumbrando a ello. Las pantallas no nos gustan tanto como las reuniones presenciales, pero es mejor esta solución que prescindir de estos encuentros que tanto enriquecen nuestras lecturas. Ademas, si tenemos que destacar algo positivo -sí, incluso situaciones como la que estamos viviendo lo tienen- es, sin duda, lo que hemos mejorado en el uso de la tecnología. ¡Vaya si mejoramos! Nos estamos convirtiendo en verdaderas expertas usuarias de plataformas de videoconferencias, jajaja…

La obra elegida en esta ocasión fue El lector de Julio Verne de Almudena Grandes, uno de los seis Episodios de una guerra interminable que concluirá con Mariano en el Bidasoa, aún por publicar.

Con esta serie la autora pretende contar lo que ocurrió en España durante la posguerra a través de la vida cotidiana en esta terrible época de nuestra historia; y lo hace conjugando con maestría lo real y lo ficticio en una novela muy cercana, que nos llega.

Se trata de una novela de aprendizaje en la que la literatura: las obras de Julio Verne que Nino lee con asombro y avidez, ayudan al protagonista a entender el mundo, y a nosotras como lectoras a empatizar con el personaje, pues nos acercamos a la historia a través de sus ojos de niño, que miran y tratan de entender la vida con esa ingenuidad y desconcierto propio de su infancia, de todas las infancias.

Es una novela muy bien escrita, muy recomendable, en la que solo eliminaríamos, si cabe, el final, la parte en la que se rompe la estructura narrativa y se incluye un apunte histórico, una justificación innecesaria, que desde nuestro punto de vista sobra y no aporta nada.

La elección de esta obra como lectura en nuestro club está relacionada con la inauguración en Gijón de la exposición fotográfica titulada Frente a Frente, una muestra con obras de dos fotógrafos que retrataron la misma sociedad española atrapada por el conflicto de la Guerra Civil desde los dos “frentes”: el nacional de Florentino López “Floro” y el republicano de Constantino Suárez.

La novela supo mantener nuestro interés durante toda su lectura, debido en gran medida a un recurso literario muy efectivo que Almudena Grandes utiliza con maestría: el de ir dejando constantes incógnitas a lo largo de la obra, que te enganchan. Un recurso que puede utilizar porque la narración se realiza en primera persona y desde el futuro: el futuro del niño que vive y cuenta la historia. Y lo hace con la voz y la madurez del adulto en que se convertirá, en un tiempo presente o cercano al presente. Esto es lo que, por otra parte, justifica esa madurez impropia de un niño de 9 años con la que en ocasiones Nino nos sorprende.

En ella se describen las terribles condiciones de vida que la posguerra impuso en la España rural de los pueblos más pequeños del sur, lo que nos trajo a la memoria recuerdos de nuestra propia infancia, como el uso del ladrillo caliente para mantener el calor, que también se utilizó aquí en el norte hasta épocas no tan lejanas.

Destaca la fuerza de muchos de sus personajes, como las valientes mujeres de El Cortijo de las Rubias, o la pareja formada por Sanchís y su esposa. Unos personajes que la autora no define con adjetivos, sino que va caracterizando a partir de sus propias acciones y de un sinfín de pequeños detalles cotidianos que van conformando su personalidad. Se aprecia, igualmente, la sensibilidad para con los vencidos y los que resistieron, como Cenecerro, el fugado, “el maquis” del sur, y quienes como Pepe el Portugués los ayudaron arriesgando sus propias vidas. Y es también un homenaje a todas aquellas maestras republicanas como Elena, que con su labor y el de las Misiones Pedagógicas empoderaron a las niñas.

El lector de Julio Verne es una historia de amor y muerte, de miedo, de horror y también de infancia. De imágenes, con escenas entrañables como la del marido pintando las uñas de los pies a su mujer, o la de aquella fotografía que enviaron al pueblo desde el extranjero las que se fueron. Y también es una historia de sonidos, como los que Nino oye aterrorizado desde su casa cuando torturan a los presos, o el silencio atronador que se produce en el pueblo cuando las mujeres llenan los tendales con ropa negra.

Y el final es el esperado. No podía ser otro en una autora como Almudena Grandes, que siempre trata de huir del maniqueísmo. El encuentro final de Nino con Pepe el Portugués en el partido comunista es un guiño al romanticismo que impregnó la política en algún momento de nuestra historia, pero no quiso otorgar a ninguno de los dos el acta de diputado, lo que aleja de ambos el triunfo político y aporta una solución muy coherente a la historia. Precisamente porque nos quiere lanzar el mensaje de que en España opresores y oprimidos vivían circunstancias parecidas, y unos y otros sentían el terror de saberse sin más escapatoria que la huida en una época en la que el miedo, la desconfianza y el terror dominaban nuestra sociedad. Una de las dos Españas es la que los hace sufrir, como en el poema de Machado.

Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza,
entre una España que muere
y otra España que bosteza.

Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.

Os dejamos esta guía de lectura sobra Almudena Grandes.

Nos vemos en el siguiente encuentro.

CLA DE LA CAMOCHA "CON AROMA A CAFÉ"

Con Pilar Sánchez Vicente en La Camocha

Nadie duda de que comentar lo leído enriquece la lectura individual, y si ese comentar se hace en un encuentro entre amigas, con la presencia de un moderador como Rafa G. Testón, y con la arrolladora presencia de Pilar Sánchez Vicente, autora de la novela elegida, el resultado no puede ser más que bueno.

En este primer encuentro presencial post-confinamiento del club de lectura no pudimos estar todas las que somos, ni tampoco hubo ese aroma a café que tanto nos gusta (a café, a infusiones, a dulces… ¡qué pena!), pero eso no impidió que disfrutáramos mucho del encuentro.

Hablamos con Pilar de su obra La diosa contra Roma, una novela bélica y feminista, con mucho de historia y firmemente documentada, en la que según sus propias palabras quiso reflejar el encuentro y la conjunción de dos culturas, la romana y la astur, en el contexto de las Guerras Astur-Cántabras allá por el siglo I a.C.

Sorprende que la autora eligiera como caudillo de los astures a Imborg, una guerrera zieldúniga, que gracias a su fortaleza e inteligencia consigue enfrentarse a Roma durante nada menos que diez años. Aunque quizás una cosa y otra no sean inverosímiles si pensamos que la sociedad astur fue tradicionalmente matriarcal, y que el personaje consigue aglutinar a las numerosas tribus astures del momento en el objetivo común de vencer al poderoso ejército invasor.

La Diosa contra Roma es una novela en la que las mujeres son protagonistas y en ella destacan otros personajes femeninos como Ammia, lugarteniente y amiga de Imborg, inteligente y sensata, con la que “forma casi una unidad“; y también su tía Pellia, siempre a su lado. Los personajes masculinos son secundarios y en general encarnan valores negativos, excepto Cleostrato, el esclavo griego, narrador principal de la historia, también víctima de Roma y contrapunto a la voz Imborg en la novela, o Pintaio, su amigo de la infancia, del que se enamora en su juventud y que tanto nos recuerda a Pintaius, el legionario astur de la estela funeraria cuya réplica podemos ver en el Museo Arqueológico de Asturias.

La novela es una obra que se lee bien y gusta, con un estilo ágil y dinámico, y llena de acción, que mantiene el interés de quien la lee desde las primeras líneas.

Hablamos de la novela y de mucho más: de romanización; del singular enclave militar de La Carisa, único en Europa a más de 1.500 m. de altura, demasiado desconocido e infravalorado; de los lugares de la acción, totalmente reconocibles; de las mujeres que la historia oficial oculta, pues se escribe desde el poder y en nuestro caso es masculino; de la barbarie de la guerra, de las víctimas, de los finales tristes; de que la historia lamentablemente se repite; y también, cómo no, de su última novela, La muerte es mía, recién salida del horno: “mi nueva niña, tan guapina ella, regordetina, florida y brillante” como ella misma dice. ¡Hay que leerla!

CLA DE LA CAMOCHA "CON AROMA A CAFÉ"

Leyendo a Machado

Dedicamos la última sesión virtual de nuestro club de lectura a Antonio Machado, uno de nuestros más grandes poetas, cuya obra se considera cumbre en la poesía española.

Comentamos y también leímos Soledades, galerías y otros poemas, que nos trajo recuerdos de la infancia, de lecciones escolares casi olvidadas y de reuniones de juventud, reivindicación y cantautores. Porque la obra de Machado, con más de 100 años de historia, es muy conocida, ha trascendido y ya forma parte de nosotros, de nuestro imaginario.

El amor, la muerte, la soledad, lo efímero de la existencia, son temas presentes en la poesía de Machado, en la que queda reflejada su visión de las dos Españas, que le costó el exilio.

Impresiona su trayectoria vital, su amor por quien fue su esposa siendo aún adolescente, y su desgraciado final. Miguel Barrero, escritor y actual director de la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular de Gijón, en su novela Camposanto en Collioure rememora la vida de Machado a través de un viaje al pueblo donde descansan los restos de este autor.

Pocas veces hemos elegido poesía para leer en este club, a pesar de ser el género literario por excelencia, pero mereció la pena. Coincidimos en que la lírica no está pensada para leerla del tirón como una novela, sino para hacerlo de forma pausada, mejor en voz alta, parándose y escuchándola, y sintiendo y disfrutando su musicalidad y su estructura perfecta, que la han hecho tan fácil de cantar. Y así lo hicimos. Rafa nos leyó algunos de sus poemas preferidos, y también nos animamos alguna de nosotras. Uno de esos poemas, Recuerdo infantil, nos llevó a esa “tarde parda y fría de invierno” con la que comienza la película La lengua de las mariposas, basada en varios cuentos recogidos en El lápiz del carpintero de Manuel Rivas, homenaje inolvidable a los maestros de la república.

Y nos despedimos hasta el otoño, deseando continuar con las sesiones, virtuales o quizás ya presenciales, o híbridas, como nos planteamos ahora con esta “nueva normalidad” post coronavirus que nos tocará vivir. Pero, antes de finalizar la reunión, Chelo nos regaló estos versos que quisieron ser un homenaje y recuerdo a aquella tarde en la que nuestra compañera Joaquina compartió bajo un árbol en su jardín la lectura de Machado con su nieta de ocho años.


Estampa primaveral
en una tarde de mayo.
Una abuela con su nieta
están leyendo a Machado bajo la sombra de un árbol.
!Qué recuerdo más precioso tendrá esa niña algún día!
de esa abuela tan querida que le hizo amar la poesía.

¡Feliz verano!

CLA DE CONTRUECES, CLA DE EL LLANO, CLA DE EL POLÍGONO, CLA DE GIJÓN-SUR, CLA DE L' ARENA, CLA DE LA CALZADA "ISABEL LUESO", CLA DE LA CAMOCHA "CON AROMA A CAFÉ", CLAS DE EL COTO, TALLER DE CREACIÓN LITERARIA DE EL LLANO, TE INTERESA

¡¡Las bibliotecas ya están abiertas!!

CLA DE LA CAMOCHA "CON AROMA A CAFÉ"

Yerma, en confinamiento

Para nuestro segundo encuentro virtual en tiempos de confinamiento elegimos leer y comentar Yerma de Federico García Lorca, una obra de teatro perteneciente a la trilogía que también componen Bodas de sangre La casa de Bernarda Alba.

Hay mucho publicado sobre Lorca. En este mapa mental se recogen algunos enlaces de interés sobre el tema. Se trata de una selección personal que pretende ser una excusa que invite a profundizar y disfrutar de este autor y su obra. Nosotros ponemos el aperitivo, la bebida corre de vuestra cuenta.

Lorca

Yerma es una obra simbólica y poética, brutal y desgarradora, que refleja el drama de la mujer estéril en el mundo rural andaluz de principios del siglo XX; una sociedad donde el papel fundamental y único de la mujer es el de ser esposa y madre.

Con todo, estuvimos de acuerdo en que Lorca no pone el foco del problema en el marido, sino en la protagonista femenina. Sitúa el drama en Yerma, una mujer rebelde, que rompe moldes y se enfrenta a Juan, dominante y celoso de su honra, al que solo le interesa el trabajo y el dinero. La conveniencia los ha unido en matrimonio, pero entre ellos no hay conexión ni pasión, y los hijos, pese a los esfuerzos y la desesperación de ella, no llegan. Esto la hace sentirse amargada y fracasada, al borde de la locura. Un estado que la lleva al límite entre la realidad y lo onírico, con sueños extraños y vívidos sobre su frustrada maternidad.

La presión social que sufre la protagonista se manifiesta en el personaje coral de las lavanderas, caja de resonancia de todas las habladurías que corren por el pueblo y que convierte no solo a Yerma, si no a también a su marido en víctimas, con un final trágico como no podía ser de otra manera en una obra que nos recuerda mucho a las tragedias griegas.

20200514_182346.jpg

La obra destaca también por su sensualidad, y los colores adquieren gran importancia y simbolismo, como en toda la obra de Lorca.

El tiempo de conexión no dio para más y tuvimos que despedirnos, aunque lo hicimos con una muy buena sensación por habernos vuelto a encontrar, aunque fuera online, y por haber leído y disfrutado de uno de nuestros mejores escritores de todos los tiempos.

 

 

CLA DE LA CAMOCHA "CON AROMA A CAFÉ"

Encuentro virtual con Marianela

Dicen que los momentos de crisis ofrecen oportunidades a quienes saben verlas y se atreven a afrontarlas. Nosotras lo hemos hecho. Hemos logrado aprender y enseñar a utilizar la tecnología para encontrarnos, para charlar reunidas en torno a un tema común: la literatura. Rompimos barreras tecnológicas y psicológicas, y logramos organizar nuestra primera reunión virtual del club de lectura. Y lo mejor de todo es que hemos disfrutado haciéndolo, aunque esta vez no haya habido café ni infusiones.

Galdós y Marianela fueron los protagonistas de nuestro encuentro.

Conducidas por Rafa, comenzamos comentando la polémica que estos días había saltado a las redes sociales entre Muñoz Molina y Javier Cercas en relación a la figura de Benito Pérez Galdós y su valía. Un debate que no es nuevo, pero que vuelve a la actualidad en el centenario de su muerte.

20200409_161753.jpg

Marianela es una novela costumbrista del siglo XIX, con expresiones que hoy nos suenan antiguas, a veces muy del norte, lo que nos “presta”, y en la que abundan las descripciones. Con todo, una obra fácil de leer y aparentemente simple, que nos gustó

Galdós refleja en ella la situación política y social del momento a través del desarrollo de la relación amorosa entre Pablo, un joven invidente perteneciente a una familia acomodada, y Marianela, su lazarillo, quien lleva una existencia miserable acogida en casa de la Señana, una mujer mezquina e insensible que gobierna su familia con mano férrea, y quien la considera menos que a un animal de compañía.

20200409_183738.jpg

En la obra el autor analiza la sociedad del momento a través de unos personajes en ocasiones llevados al extremo. Una sociedad en la que triunfa el paternalismo y la falsa caridad cristiana, con unas clases medias amorales, y los más pobres embrutecidos por el trabajo en las minas; pero una sociedad en la que comienzan a verse y a tener presencia las ideas regeneracionistas de “pan y escuela” a través del pensamiento de Teodoro, quizás alter ego del propio Galdós, y del padre de Pablo, quien da gran valor a la enseñanza. De él es la frase “No quiero que mi hijo sea ciego dos veces”, referido a que este necesita que alguien lo instruya.

Con respecto a los personajes femeninos, aunque se considera a Galdós uno de los precursores del feminismo actual, sus creaciones femeninas siguen el rol de la época, y solo los hombres de la novela tienen ambición y deseos de mejorar. Incluso cuando Celipín anima a Marianela a escaparse con él para intentar conseguir una vida mejor, ella al final se rinde.

Durante toda la novela se debate el tema de la relación entre belleza y bondad. Pablo defiende que ambos conceptos se identifican, que la bondad tiene necesariamente que tener una apariencia bella, pero Nela, que se sabe fea e insignificante, sufre por ello, y el sufrimiento la lleva a la desesperación, y a su triste final. Una situación que no puede evitar Teodoro, que desde el primer momento intenta ayudarla, pero que solo consigue parchearla puntualmente. Quizás en este punto se le pueda achacar a Galdós el haber elaborado un final cobarde. Parece que se quitó de en medio a la protagonista, y con ella la superstición y la fealdad. Resolvió el conflicto de una manera tradicional y dejó a cada uno en su sitio. Aunque, quizás este sea un final realista, quizás el único final verosímil, más que cualquier otro. Pero, ¿qué mata realmente a Nela? ¿Se puede morir de amor? Buena pregunta…

Hemos elaborado una Guía lectura que recoge información sobre Galdós y Marianela.

Lo dejamos aquí pero, como dijo Celipín, seguiremos “Adelante, siempre adelante”.

CLA DE CONTRUECES, CLA DE EL LLANO, CLA DE EL POLÍGONO, CLA DE GIJÓN-SUR, CLA DE L' ARENA, CLA DE LA CALZADA "ISABEL LUESO", CLA DE LA CAMOCHA "CON AROMA A CAFÉ", CLAS DE EL COTO, TE INTERESA

PRÓXIMAS SESIONES VIRTUALES

 

Como bien dice la Alcaldesa en su bienvenida, con la que se inaugura oficialmente este blog de los clubes de lectura de la Red Municipal de Bibliotecas de nuestra ciudad, los y las bibliotecarias nos hemos empeñado en seguir adelante, aunque ahora solo podamos vernos a través de una pantalla. El entusiasmo y la buena acogida de nuestros lectores nos ha permitido poner en marcha estas reuniones virtuales donde podremos seguir disfrutando de la lectura en buena compañía.

Esperamos que os animéis a participar y recordad que podéis contactar con vuestra biblioteca para solucionar o consultar cualquier incidencia o duda que os surja.

Solo nos queda anunciar que seguiremos trabajando para ofrecer a los miembros de los clubes y a todos nuestros usuarios, nuevas opciones y posibilidades que nos ofrece el mundo virtual. Con ellas compartiremos buenos libros y buenas experiencias.

Estas son las próximas sesiones

CLA BIBLIOTECA DE VEGA-LA CAMOCHA Con aroma a café
Marianela Benito Pérez Galdós
09/04/2020 18:00
CLUB DE LECTURA DE EL COTO
La balada del norte Alfonso Zapico
10/04/2020 18:00
CLUB DE LECTURA DE LA ARENA Se analizará
West End José Morella
15/04/2020 19:00

CLUBES DE CALZADA, CONTRUECES, GIJÓN SUR y PÓLIGONO
LECTURAS EN CUARENTENA Un plan de fuga

16/04/2020 18:00
CLUBES DE CALZADA, CONTRUECES, GIJÓN SUR y PÓLIGONO
LECTURAS EN CUARENTENA Un plan de combate
23/04/2020 18:00
CLUB DE EL LLANO
La diosa contra Roma Pilar Sánchez Vicente
28/04/2020 18:00
CLUB DE LECTURA DE LA ARENA
Marianela Benito Pérez Galdós
29/04/2020 19:00
CLUB DE L’ARENA
La diosa contra Roma Pilar Sánchez Vicente
20/05/2020 19:00