TALLER DE CREACIÓN LITERARIA DE EL LLANO

Sesión del 10 de febrero.

“…Y también tenemos Casas de los Engaños de los Sentidos, donde efectuamos todo tipo de manipulaciones, falsas apariencias, imposturas e ilusiones…”       

Francis Bacon

Una de las trampas de la literatura es hacernos creer que somos lo que en realidad no somos. En ese juego entre la realidad y la apariencia, entre lo que es y lo que parece ser o lo que pretendemos que sea, en ese laberinto de espejos cóncavos y convexos que nos llevaría a múltiples conjeturas filosóficas _y no es esa la intención_ se mueve la razón de ser última de la literatura.

            La diferencia entre ver algo en sentido literal o en sentido figurado, entre la percepción real y la interpretación subjetiva, dota al sujeto de un campo de análisis y experimentación sobre el que el lenguaje siempre tiene la última palabra. A fin de cuentas, nada existe si no se nombra. Cada término siempre es una elección más o menos adecuada, según el grado de unanimidad de quienes lo valoren y, en su caso, de la intención de la persona que lo escriba.

Si bien los diccionarios se presentan como verdades únicas y entes reverenciables ante cuya sabiduría se ha de rendir pleitesía, en el taller nos hemos rebelado contra ese rol ya predeterminado. Extrayendo de las palabras su sentido original, dotamos a la felicidad, al entusiasmo o al amor de nuevos significados, no sin sazonarlos juntamente con aspectos quizá no tan positivos pero no por ello menos interesantes, como la ira o la envidia, leitmotiv de grandes obras literarias. Repletos de sarcasmo e ironía, comparaciones y metáforas más o menos elaboradas, destacaron los vocablos que jugaron con la composición última de la palabra, a modo de calambur, exprimiendo al máximo cada concepto e incorporando nuevas acepciones semánticas.

Según algunas lenguas _no sé si viperinas_ uno de los aspectos que condiciona la creación es el grado de restricción que se impone en el ambiente. Es decir, se aplica el principio de proporcionalidad: cuantas más barreras haya que saltar, más se agudiza el ingenio. Incluso si todas las palabras del texto comienzan por la misma letra y no hay más sintaxis que la enumeración, tenemos una historia. Muy valorable, por cierto, porque rebuscar vocablos siguiendo el criterio alfabético con afán recolector no es una tarea fácil. Quizá tampoco lo sea describir un lugar recóndito, especialmente cuando se pasa de la primera impresión, más objetiva y generalista, a la interiorización del paisaje, a las emociones que el ambiente puede llegar a suscitar. Gracias al uso de enumeraciones ascendentes o descendentes, la precisión o el orden y el detalle en la localización de los elementos, se realizará una composición del espacio. La abundante adjetivación, especialmente referida al cromatismo y a las variaciones de la luz y a las sensaciones que provoca su percepción a través de los sentidos, harán que nos transportemos a diferentes espacios y, cómo no, a aquellos tiempos modernos que se nos han quedado en el tintero.

TALLER DE CREACIÓN LITERARIA DE EL LLANO

Taller de creación literaria. Sesión del 27 de enero.

Habrá palabras nuevas para la nueva historia

 Y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde”

Ángel González, “Nada es lo mismo”

                Comienza una nueva edición del Taller de Creación Literaria de El Llano. En esta ocasión, y ante las especiales circunstancias en las que nos encontramos, las sesiones se realizarán de manera virtual.

                Una nueva realidad precisa siempre de una nueva manera de contar. Por eso, desde el taller, comenzamos esa ardua labor de búsqueda y extracción de las palabras y expresiones que van a ir conformando nuestra escritura y, por ende, las historias que cada quien precise contar.

                La creatividad, entumecida por la sucesión de acontecimientos, necesita superar el miedo y la incertidumbre. Las palabras dan forma y contenido a las cosas que nos rodean, a los pensamientos y a las emociones, y por eso son hoy más necesarias que nunca. Definir y nombrar no es una labor aleatoria, sino un proceso cognitivo cuyo resultado es la visualización de contenidos que, muchas veces, permanecen en nuestro interior en estado latente. La revelación de esa parte recóndita y las inverosímiles asociaciones que establece la literatura a través de diferentes juegos del lenguaje será el primer objetivo de este taller, que se concretará en la creación de varios glosarios.

                Aprender a reconocer nuestras emociones primarias es uno de los primeros pasos para avanzar en el proceso de escritura. Por ello, en la primera sesión, hemos revelado e intentado definir a veces con humor, a veces con ironía o a través de las metáforas, algunas de ellas: la calma, la nostalgia, la alegría, el aburrimiento, la belleza o la ansiedad, por ejemplo. Si las situásemos sobre la imagen de una rosa de los vientos, que nosotros llamaremos de las emociones, podríamos concretar cuáles definen nuestros pensamientos y, en consecuencia, las acciones que nos determinan y la dirección hacia donde nos encaminamos.

                Una vez ya conscientes de la situación emocional individual y grupal, se procedió a valorar cuál era el nivel actual de creatividad desde el que partimos. Para ello, hay que tener en cuenta el grado de percepción, la flexibilidad mental o la imaginación de cada participante. A partir de una premisa inicial, se plantearon posibles usos que le darían a la misma, o cómo la adaptarían a otras circunstancias. El mayor o menor grado de creatividad se concreta en función de la diversidad de respuestas, que además propicia la interacción y el aprendizaje grupal.

                Finalmente, la propuesta creativa o consigna para la próxima sesión, el 10 de febrero, que será “Tiempos modernos”, dará continuidad a los ciclos anteriores del taller y servirá para introducirnos de lleno en esta situación cambiante en la que estamos inmersos.

                Bajo el paraguas de esa premisa, hemos de crear un texto basado en algún invento científico, real o imaginario, que haya cambiado la forma de trabajo o las relaciones entre las personas, haciendo especial hincapié en las diferencias que se han producido en ese periodo de tiempo, es decir, el antes y el después. Procuraremos utilizar frases breves y concisas y numerosas enumeraciones, contraponiendo alternativamente los tiempos verbales y las situaciones, o bien realizarlo de manera secuencial y progresiva como dos textos diferenciados, a nuestra elección.

                Recordad también que, a la hora de escribir, la constancia y la perseverancia son elementos imprescindibles, así que la máxima de Plinio el Viejo, “Nulla dies sine linea”, o “Ningún día sin una línea” es el mejor consejo para comenzar este año con una nueva perspectiva.

CLA DE CONTRUECES, CLA DE EL LLANO, CLA DE EL POLÍGONO, CLA DE GIJÓN-SUR, CLA DE L' ARENA, CLA DE LA CALZADA "ISABEL LUESO", CLA DE LA CAMOCHA "CON AROMA A CAFÉ", CLAS DE EL COTO, TALLER DE CREACIÓN LITERARIA DE EL LLANO, TE INTERESA

¡¡Las bibliotecas ya están abiertas!!